El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones y el Ayuntamiento de Barcelona han acordado la puesta en marcha de un proyecto de inclusión sociolaboral en la ciudad. Se trata de probar el modelo de inserción sociolaboral y comunitaria de los hogares que perciben el Ingreso Mínimo Vital (IMV).

Así lo anunciaba el martes el ministro José Luis Escrivá tras reunirse con la alcaldesa Ada Colau en el Ayuntamiento de Barcelona. Escrivá afirma que » el objetivo final de que las familias accedan a una situación mejor en la sociedad». Por su parte, Colau habla de orgullo para Barcelona al mismo tiempo que confía en el éxito del proyecto y de que » se pueda replicar en otras ciudades».

En la prueba piloto participarán un mínimo de 1.000 personas y se financiará con 10 millones de euros, procedentes de los fondos europeos Next Generation. Este proyecto tendrá una duración de dos años. 18 meses de ejecución y 6 meses en los que ambas instituciones evaluarán los resultados.

Básicamente consistirá en el desarrollo de itinerarios de políticas activas adecuados para cada perfil de persona, combinado con la prestación económica del IMV, para fortalecer así la inclusión sociolaboral de los participantes. Se tendrá en cuenta específicamente el refuerzo de vínculos relacionales y comunitarios. De este modo, los beneficiarios que participen recibirán la formación adecuada y el seguimiento necesario por parte del Área de Derechos Sociales del ayuntamiento.

Itinerarios para la inserción

Desde el Ministerio de Inclusión opinan que «Si se trabaja a la vez con objetivos de inclusión social y comunitaria se aumentan las posibilidades de inclusión laboral». Es por ello, que entre estos itinerarios está el acompañamiento individualizado y especializado, la formación y capacitación básica. Además de la formación orientada a sectores laborales, inserción laboral, emprendimiento, participación comunitaria y acompañamiento de salida a todos los beneficiarios.

Declaraciones del ministro de inclusión sobre el proyecto de inclusión sociolaboral

El Ministerio de Inclusión cuenta con 298 millones de euros del Plan de Recuperación para realizar este tipo de proyectos entre los años 2022 y 2023. En el componente 23, el plan incluye una inversión de 298 millones de euros para el despliegue de los itinerarios de inclusión. En este ámbito, está prevista la formalización de distintos convenios y el anunciado este martes en Barcelona sería el primero de ellos.

PROGRAMA Lábora y B-MINCOME

El Programa Lábora, que acerca a las personas en situación de vulnerabilidad al mercado laboral o bien la elección de Barcelona para el desarrollo entre los años 2017 y 2019 del proyecto B-MINCOME, han sido determinantes para el presente acuerdo entre el Gobierno y el consistorio. A pesar de la crisis provocada por la pandemia de la Covid-19, el año pasado el Programa Lábora atendió a más de 6.600 personas en la ciudad.

Cuando se conceden prestaciones económicas, el riesgo de pobreza se reduce mucho y se mejora la satisfacción vital de las familias perceptoras, así se demostró con la evaluación independiente del B-MINCOME. Además, si le sumamos la puesta en marcha de políticas activas y comunitarias se multiplica la satisfacción de dichas familias. El resultado es el refuerzo significativo en sus relaciones sociales.

También te puede interesar:

Sending
Calificaciones
5 (6 votos)

Deja un comentario.

1 Comentario