Hacienda lleva meses anunciando el ajuste de IRPF para 2023 del que van a beneficiarse un numero considerable de trabajadores.

Tal y como anunciaba el Ministerio de Hacienda, el próximo año los trabajadores con rentas más bajas van a beneficiarse de una bajada del IRPF, lo que se traducirá en hasta 1000 euros extra en el salario anual.

Trabajadores que se benefician del ajuste de IRPF

A finales de septiembre el Ministerio de Hacienda presentaba un paquete de medidas fiscales para mitigar el impacto de la crisis. Entre ellas, la ampliación de la actual reducción por rendimientos del trabajo a las rentas más bajas. Hacienda aplicará esta rebaja en el IRPF sobre las nóminas de los trabajadores que no superen los 21.000 euros anuales.

En ese sentido, «los Presupuestos incluirán la rebaja de las retenciones en el IRPF hasta rentas de 21.000 euros, así como el aumento del gravamen de las rentas de capital superiores a 200.000 y 300.000 euros. Una medida que permite avanzar en la reducción de la brecha entre las rentas del capital y del trabajo», anuncian desde el ministerio.

La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, anuncia nuevos ajustes de IRPF para 2023
María Jesús Montero anuncia un nuevo ajuste de IRPF para 2023

Además, Hacienda ha decidido «in extremis» revisar las rentas que se encuentran en el tramo entre los 21.000 y 35.200 euros. Tal y como explican desde el ministerio «El cambio propuesto en el reglamento es un cambio meramente técnico, que persigue evitar los errores de salto que se producen en un tramo específico y para situaciones familiares concretas».

Evitar la brecha fiscal

El objetivo es evitar que las rentas que están justo por encima del tramo de los 21.000 euros pierdan poder adquisitivo. Así, la Agencia Tributaria impedirá la brecha fiscal entre cotizaciones muy parecidas.

Hacienda pone como ejemplo una persona casada con dos hijos que gana 22.001 euros al año. En este caso y hasta el momento se le aplicaría una retención de 2.303,22 euros. Otra persona en las mismas condiciones, con un sueldo de 22.000 (1 euro menos) tendría que pagar 1.186,14 euros. Con el ajuste, la primera persona pagará 1.186,57, es decir, tan solo 43 céntimos más, evitando la brecha fiscal, que se hubiese producido de no aplicarse esta rebaja.

También te puede interesar:

Sending
Calificaciones
4.8 (5 votos)

Deja un comentario.