Si hace mucho tiempo que no buscas trabajo, estás pensado en cambiar de empleo o bien estás buscando trabajo activamente deberías saber que ya nada es como era hace unos años.

Antes, los anuncios que se publicaban en los periódicos con ofertas de trabajo eran la principal vía para encontrar un empleo. En la actualidad, las ofertas están principalmente en los portales de empleo.

Las entrevistas poco tienen que ver con como eran hace dos décadas. En aquella época el apartado más importante en el Curriculum Vitae era la formación. Hoy en día, a las empresas le resulta más interesante saber cómo eres y no tanto qué has estudiado.

Vivimos en la era de la tecnología y eso ha provocado un trascendental cambio en la organización de las compañías, que ahora demandan nuevos perfiles y trabajadores con un alto grado de adaptabilidad y flexibilidad. 

Por eso, cuando buscan candidatos para unir a sus plantillas se fijan más en habilidades antes menos valoradas como la creatividad, la capacidad de comunicación, de trabajar en equipo, las dotes de liderazgo… que en la formación.

Tampoco ya es necesario acudir a una entrevista de manera presencial. Las nuevas tecnologías permiten el contacto con el candidato a distancia por videoconferencia, lo que amplía las posibilidades de búsqueda de empleo.

La formación se sigue valorando, por supuesto, aunque no sea ya el dato más relevante. Se están creando nuevos empleos que antes no existían, por lo que la capacidad de aprendizaje de un candidato resulta fundamental. Un trabajador necesitará además seguir formándose durante toda su carrera profesional.

Fuente: El Mundo